Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Molino de Zuacorta 

Zuacorta es un paraje situado en el límite entre los municipios de Daimiel y Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real, España). Allí se encontraba el puente de Zuacorta, el primer puente que atravesaba el río Guadiana tras su nacimiento, en los Ojos del Guadiana, apenas unos cientos de metros aguas arriba, y construido con piedra caliza de sillería. Junto al puente había un molino hidráulico, […]

Zuacorta es un paraje situado en el límite entre los municipios de Daimiel y Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real, España).

Allí se encontraba el puente de Zuacorta, el primer puente que atravesaba el río Guadiana tras su nacimiento, en los Ojos del Guadiana, apenas unos cientos de metros aguas arriba, y construido con piedra caliza de sillería. Junto al puente había un molino hidráulico, hoy en desuso dado que el río se secó por la sobrexplotación del acuífero 23 y por las obras de saneamiento que se empezaron en los años 1960 y 1970. Además, había una bodega y un bar llamado «Los Gemelos». Cuando el río se secó una empresa explotó la turba del cauce del río.

El topónimo parece aludir a esa escasa distancia o estrechez del punto en cuestión donde se encontraría en su tiempo un azud. Todo el cauce pantanoso en otros tiempos del río Guadiana se encuentra completamente seco desde los primeros años de la década de 1980 y en proceso de autocombustión inducida por el descenso de los niveles freáticos por lo que es peligroso caminar por él.

Muy cerca de este lugar, en mitad del cauce, se encuentran los restos de una motilla,  la motilla de Zuacorta , de la Edad del Bronce. La motilla fue literalmente partida en dos por las excavadoras que realizaron las obras de encauzamiento y desecación. La motilla mejor conocida es la motilla del Azuer, en Daimiel.

Actualmente, Molino de Zuacorta es una casa rural con una capacidad de alojamiento para 18 personas, cuenta con dos espectaculares edificios antiguos, rehabilitados manteniendo el estilo propio de su época, que nos garantizan una estancia con todas las comodidades.
La casa principal es un antiguo molino harinero de, nada menos, 500 m2 habitables, divididos en dos plantas. Completamente restaurado, de todos modos nos sigue ofreciendo su aire tradicional.
La planta baja de la casa cuenta con:

• Recepción
• 1 salón, con biblioteca
• 1 salón- comedor con chimenea
• 1 aseo
• 1 cocina completa, con horno de leña incluido
• 1 dormitorio de matrimonio con baño completo

Por otra parte, la segunda planta del Molino de Zuacorta es la destinada a las habitaciones, y cuenta con:

• 4 habitaciones dobles, con un cuarto de baño compartido
• 1 suite de 20 m2 con cuarto de baño completo
• ‘El torreón’, una habitación de matrimonio con balconada, salón-despacho y cuarto de baño completo.

El otro gran edificio que forma parte del Molino de Zuacorta es otra casa tradicional castellana de 250 m2, y distribuida en dos plantas. En la de abajo, nos encontramos con:

• Salón comedor con cocina americana
• Chimenea
• Zona de juegos
• Jardín con barbacoa y porche

En la superior, tenemos a nuestra disposición:

• 1 dormitorio de matrimonio, con baño completo y mirador
• 3 dormitorios dobles
• 2 cuartos de baño completos

Además, los clientes del Molino también podremos disfrutar de la Casita de la Piscina, un pequeño edificio de 55 m2 distribuidos en:

• 1 dormitorio de matrimonio
• 1 dormitorio doble
• 1 salón pequeño
• 1 cuarto de baño completo
• Terraza con toldos

Finalmente, destacar que durante nuestra estancia en el Molino de Zuacorta tendremos a nuestra disposición las siguientes instalaciones:

• Piscina
• Estanque
• Cancha de tenis
• Canastas de baloncesto
• Un impresionante jardín de 5 mil metros cuadrados, repleto de interesantes especies naturales.

A parte de disfrutar de las espléndidas instalaciones del Molino de Zuacorta, una de las principales ventajas que nos ofrece alojarnos en esta casa rural es su cercanía a localidades que nos impresionarán por su belleza arquitectónica, y a dos impresionantes puntos de interés natural, como son el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, y el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.
El humedal de Las Tablas de Daimiel es uno de los ecosistemas más reconocidos del planeta, debido a que es una de las últimas tablas fluviales existentes en el mundo. Una visita a este parque nos dará la oportunidad de conocer su increíble riqueza de flora y fauna.
Las Lagunas de Ruidera, por su parte, son una extensión de nada menos que 16 lagunas dispuestas en forma de cascadas y torrentes. Visitarlas en primavera nos permitirá observar su vegetación y las aves acuáticas que la pueblan.
Si, además, somos aficionados al turismo cultural, no podemos perder la ocasión de acercarnos a descubrir la riqueza arquitectónica de los dos pueblos más cercanos al Molino de Zuacorta: Villarrubia de los Ojos y Daimiel, dos localidades con una gran historia a sus espaldas que se refleja en sus impresionantes edificios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar