Ermita de San Cristóbal

La Ermita de San Cristóbal es una obra del siglo XVI, situada en el llamado Balcón de La Mancha, en las estribaciones de los Montes de Toledo, desde donde se aprecia la llanura manchega. Ha sufrido varias restauraciones, la principal posterior a la Guerra Civil. Desde un principio se celebraba en ella la Fiesta de […]

La Ermita de San Cristóbal es una obra del siglo XVI, situada en el llamado Balcón de La Mancha, en las estribaciones de los Montes de Toledo, desde donde se aprecia la llanura manchega.

Ha sufrido varias restauraciones, la principal posterior a la Guerra Civil.

Desde un principio se celebraba en ella la Fiesta de la Cruz de Mayo y desde 1986 la Romería de San Cristóbal, el 10 Julio, repartiendo el popular “bateo” (trigo tostado) a todos los villarrubieros y asitentes.

La Romería que se celebra en la Ermita de San Cristóbal, lugar único en la comunidad castellano-manchega, verdadero balcón al que asomarse para contemplar la llanura, el Parque Nacional de Las Tablas así como infinidad de pueblos de los alrededores.

Tradición de la fiesta el reparto del típico “bateo” (trigo tostado), y arrastrarse por las “piedras encaladas” para encontrar pareja.

Otra costumbre es “cascarse” el huevo del hornazo que se consume en la Romería en la frente de la persona que tienes al lado. Es otra de las tradiciones y costumbres de la fiesta. Hay que cascarle el huevo a la persona que se tiene al lado a la hora de comerse el hornazo. Eso le traerá la suerte para el año venidero

 

SENDILLA DE SAN CRISTÓBAL

La Sendilla de San Cristóbal es un sendero de 1 km que une la localidad de Villarrubia de los Ojos con la Ermita de San Cristóbal. Es corto pero tiene gran encanto, sobre todo en primavera cuando las jaras, lavadas, romeros y tomillos están en flor.

Hay un día especial al año en que todos los villarrubieros recorren esta senda para ir a la romería en honor a San Cristóbal, el día de la Madre o primer domingo de mayo. Niños y mayores salen del pueblo y se “echan al monte” por este sendero que aunque corto, es empinado y requiere un cierto esfuerzo que los paisanos invierten con alegría, pues la recompensa es grande. En primer lugar para reponer fuerzas se come el tradicional “Hornazo” realizado con masa de pan endulzada (torta) y un huevo cocido sujeto con una cruz de masa. A media mañana se celebra la misa en honor al Santo y posteriormente se realiza una tradicional rifa y reparto de bateo (candial tostado). Todo en un ambiente de festividad y alegría propio de este tipo de romerías.

Cualquier otro día del año, recorrer la sendilla de San Cristóbal significa conocer un entorno natural privilegiado de monte mediterráneo y disfrutar de un ambiente de relajación y tranquilidad. El sendero se tarda poco en recorrer pero recomendamos hacerlo con calma, disfrutando de los paisajes y los olores de la sierra. El camino termina en la Ermita de San Cristóbal que dispone de un patio anterior y un balcón hacia la llanura manchega, donde puede contemplarse una espectacular panorámica.

La sendilla de san Cristóbal es un lugar idóneo para realizar un poco de deporte y disfrutar de un rato muy agradable en plena naturaleza.